3 beneficios del própolis que no conocías

3 beneficios del própolis que no conocías

El própolis es conocido, sobre todo, por ser un excelente antibiótico natural, así como por fortalecer nuestro sistema inmunitario contra resfriados o gripe. Pero, ¿sabías que puede ayudar también a prevenir y tratar enfermedades del hígado?, ¿o qué tiene efectos positivos en el corazón o el cerebro?

Hepatoprotector, cardioprotector y neuroprotector: os mostramos, estudios en mano, tres papeles algo más desconocidos de este producto natural de las abejas. Tres beneficios del propóleo que seguramente desconocías… ¡hasta ahora!

Própolis para proteger el hígado

El hígado es el encargado de —entre otras funciones— eliminar de la sangre sustancias que puedan resultar nocivas para el organismo, como el alcohol. Actúa como un filtro de toxinas.

Por sus propiedades antioxidantes (contra radicales libres) y antiinflamatorias, el própolis mejora el tejido y las funciones de este órgano (estudio, estudio, estudio). Su suplementación tiene un fuerte efecto protector contra enfermedades del hígado como la fibrosis hepática (estudio, estudio) y la esteatosis hepática —o enfermedad del hígado graso— alcohólica y no alcohólica (ensayo clínico, estudio). 

Este producto de la colmena es también un agente antidiabético altamente eficaz. En las personas diabéticas se produce estrés oxidativo hepático y un sistema de defensa antioxidante débil que da como resultado lesiones del hígado. En combinación con fármacos antidiabéticos como la metformina, el propóleo ha demostrado ejercer un efecto hepatoprotector en la diabetes mellitus (DM) (revisión y metanálisis, estudio). 

Por tanto, el propóleo:

  • Atenúa el estrés oxidativo hepático en la DM.
  • Presenta efectos antiinflamatorios en los tejidos hepáticos.
  • Aumenta la proliferación de hepatocitos (células del hígado).
  • Actúa sinérgicamente con la metformina para restaurar la función hepática casi normal en la DM.

Cardioprotector: ¿cómo ayuda el propóleo al corazón?

Como agente antioxidante y antiinflamatorio, el propóleo apoya asimismo la salud cardiovascular (revisión). En un estudio, protegió al corazón del daño oxidativo inducido por una isquemia hipotérmica (en frío) prolongada.

También protege el corazón diabético. Sabemos que la diabetes acelera la hipertrofia cardíaca, y el uso combinado de metformina (antidiabético) y propóleo puede prevenirla al —como en el caso anterior— reducir la oxidación de lípidos (estudio).

Muchos de sus beneficios cardiovasculares parecen derivar de la acción conjunta de varios de sus compuestos. Y se apunta a las variedades roja y verde brasileñas como las de mayor número de actividades beneficiosas (revisión, revisión).

En la presente investigación, el tratamiento con flavonoides del propóleo atenuó significativamente la hipertrofia cardíaca y la insuficiencia cardíaca en ratones. Las «propiedades descritas de los extractos de própolis y el CAPE [ácido cafeico, un flavonoide del propóleo] aislado de ellos contribuirán al uso de estos productos en la terapia de enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos», concluía este otro estudio.

Este producto natural puede, además, disminuir los efectos secundarios de la ciclofosfamida, al reducir el estrés oxidativo (estudio). La ciclofosfamida es un fármaco ampliamente utilizado que ha mostrado ser eficaz en el tratamiento de, entre otras enfermedades, el cáncer pero que induce cardiotoxicidad

Própolis para tu cerebro

El accidente cerebrovascular es una de las principales causas de muerte y discapacidad en todo el mundo. El propóleo tiene un efecto neuroprotector: mejora la lesión cerebral después de una hemorragia (estudio, estudio) y protege contra el daño neuronal (estudio). 

Sus extractos protegen las células cerebrales frente a la isquemia al disminuir el nivel de superóxido mitocondrial (acción antioxidante) y prevenir las citocinas inflamatorias (acción antiinflamatoria) (estudio). El ácido cafeico, en particular, puede prevenir la lesión cerebral temprana tras una hemorragia y reducir el vasoespasmo cerebral (estudio).

El glutamato monosódico (GMS) es un aditivo alimentario de un grupo de potenciadores del sabor utilizado en una amplia gama de alimentos como sopas, salsas y condimentos, patatas fritas o productos cárnicos. Varios estudios han destacado sus efectos nocivos en muchos órganos, incluido el cerebro, cuando se consume a diario (estudio, estudio, estudio, estudio, estudio). Este estudio en animales indica claramente un efecto neuroprotector del própolis —y el jengibrecontra los trastornos neurodegenerativos inducidos por GMS, que se atribuye a los compuestos polifenólicos, entre ellos flavonoides, presentes en este producto de las abejas.

«Una sustancia económica, segura y ampliamente disponible, el própolis, y sus componentes y derivados, pueden usarse en la prevención y el tratamiento de alteraciones neuronales, incluidos tumores malignos y trastornos neurodegenerativos», señala el presente estudio. Así, pueden conferir neuroprotección —y cardioprotección— en pacientes con párkinson (estudio) y tienen potencial anti-Alzheimer a través de múltiples mecanismos (estudio).

Por Elisabeth Lahoz

Además de prevenir catarros y fortalecer tu sistema inmune frente a virus y bacterias, esta mezcla resinosa elaborada por las abejas puede aportarte otra serie de beneficios muy interesantes para tu salud.

El própolis es nuestro ingrediente en base. Con él, junto con otros ingredientes también 100 % naturales, elaboramos los productos Propol-mel. Están todos aquí 🙂

5/5 (2 Reviews)

Deja una respuesta