En este momento estás viendo Pitiriasis rosada, ¿cómo reconocerla y tratarla?

Pitiriasis rosada, ¿cómo reconocerla y tratarla?

La que hoy tratamos es una afección de la piel relativamente fácil de reconocer por su curiosa evolución. La pitiriasis rosada comienza con una «mancha madre» circular de varios centímetros y, en una o dos semanas, la erupción se disemina por todo el cuerpo.

¿Qué es este curioso trastorno?, ¿dónde y a quién afecta?, ¿es peligroso?, ¿se contagia? 

Si has sufrido pitiriasis o la sufres actualmente, en este artículo encontrarás respuesta a todas estas preguntas. Al final, te contamos qué puedes hacer: fármacos habituales y remedios caseros que te ayudarán.

¿Qué es la pitiriasis rosada? Evolución, cuándo y a quién afecta

La pitiriasis rosada o pitiriasis de Gibert es una erupción de la piel reconocible por su característica evolución. Su lesión inicial es un área ovalada de color rosa o pardo llamada «escudo heráldico» o «mancha heráldica» localizada en el pecho, el abdomen o la espalda, que puede alcanzar los 10 centímetros. 

Trascurridos 7 a 14 días, a esta placa heráldica o mancha madre le sigue una erupción generalizada o sarpullido. Es decir, manchas más pequeñas que se distribuyen desde la mitad del cuerpo en forma de árbol de Navidad (similar a ramas de pino caídas) y perduran hasta desaparecer por sí solas entre 6 y 10 semanas.

Es benigna y no contagiosa. 

Afecta sobre todo a niños, adolescentes y adultos jóvenes. Más concretamente, a personas de edades comprendidas entre los 10 y los 35 años. Asimismo, parece ser más habitual en los meses de primavera y otoño.

Aunque su causa no está del todo clara, la pitiriasis rosada se relaciona con el virus del herpes (virus del herpes humano 6, abreviado VHH6, o virus del herpes humano 7, VHH7).

NOTA: La pitiriasis versicolor, o tiña versicolor, es un tipo de pitiriasis con síntomas en la piel parecidos a los de la rosada pero causada por hongos. 

Los signos de la pitiriasis rosada

¿Más pistas indicativas de pitiriasis?

Prácticamente el 70 % de las personas afectadas por pitiriasis rosada presenta una infección respiratoria que precede al resto de los síntomas (fuente), con:

  • dolor de garganta;
  • un ligero dolor de cabeza;
  • fiebre;
  • náuseas, y
  • fatiga o sensación de cansancio.

Posteriormente aparecen la placa o gran mancha algo elevada (inflamada) y, unos días o semanas después, las erupciones rojas y ligeramente escamosas. Estas pueden ir acompañadas de picor leve o picazón moderada debido al exceso de sequedad cutánea, que se agrava si se rasca pero que suele desaparecer a medida que se desarrolla la afección.

¿Cómo tratar la pitiriasis y sus síntomas?

El tratamiento o manejo de la pitiriasis rosada generalmente se centra en aliviar los síntomas: antihistamínicos para calmar el prurito o corticoides tópicos (betametasona) sobre las lesiones para disminuir la inflamación y el picor. En casos más graves, con grandes áreas de piel afectadas, se puede recurrir a la fototerapia.

También el aciclovir por vía oral, fármaco antiviral dirigido contra el VHH, ha mostrado ser beneficioso para acelerar la recuperación y evitar la aparición de nuevas lesiones. 

Aunque como ya vimos en el blog, el propóleo puede ser incluso más eficaz que este medicamento frente a los virus del herpes (estudio, estudio, estudio). 

Esta sustancia natural de las abejas, muy rica en bioflavonoides que le aportan sus interesantes propiedades, actúa:

  • Acortando el tiempo de curación —curación en 3 días frente a 4 con aciclovir— y cicatrización de las lesiones.
  • Mejorando los signos y síntomas habituales: tensión e hinchazón, ardor, picazón (prurito) y dolor.
  • Reduciendo la inflamación de la piel (propiedades antiinflamatorias).

El própolis también es eficaz en la pitiriasis/tiña versicolor por hongos (artículo).

¿Cómo usar el propóleo en caso de pitiriasis rosada?

Aplicado sobre las lesiones, el ungüento de propóleo previene la sequedad (hidrata y humecta la piel), la descamación y, gracias a la acción del própolis, acorta la curación+cicatrización de las mismas. Además, esta pomada dérmica natural te ayudará a reducir la inflamación y aliviar el prurito. 

Es nuestra todoterreno

También puede ayudarte aplicar tras el baño —con la piel aún húmeda— la loción hidratante y regeneradora corporal. Y después, el ungüento directamente en la zona afectada.

Otros consejos a tener en cuenta…

  • La luz ultravioleta (UV) parece tener efectos positivos. Exponte al sol con moderación.
  • Evita los jabones fuertes para no agravar la sequedad de la piel y empeorar así la picazón. Usa un jabón o gel de baño suaves.

Te mostramos cómo hacerlo en este post y este otro, y aquí en niños.

Por Elisabeth Lahoz

Echa un ojo a todos nuestros productos y lo que pueden hacer por tu salud y la salud de tu piel en la Tienda de Propol-mel.

«Tu» tienda de artículos 100 % naturales de alimentación y cosmética fabricados a base de própolis :).

5/5 (2 Reviews)

Deja una respuesta